María - 32 años - Azafata

Tengo 32 años y dos hijos, y soy azafata. Llevo 1 año y medio entrenando con Tati, desde que una compañera del gimnasio me habló de él.

 

Mi objetivo era coger masa muscular y nunca lo conseguía porque tenia problemas para comer de manera adecuada y hacia tiempo que dejé de mejorar con el entrenamiento que realizaba en el gimnasio.

 

Estaba apuntada a un macrogimnasio donde no fui asesorada de forma específica y no me hacían ningún seguimiento. En un principio contraté unas pocas sesiones para aprender a utilizar el “TRX” (herramienta de entrenamiento).

 

Tati me explicó a lo largo de cada una de las sesiones que el entrenamiento no consistía en 10-20 ejercicios que aplicar de manera sistemática si no muchas más variables que debía ir entendiendo poco a poco. Y así lo he llevado a la práctica, es decir, sigo entrenando con él porque hacemos entrenamientos siempre diferentes y muy intensos, pero a su vez he aprendido a entrenar por mi cuenta siendo mis propios entrenamientos mucho más ventajosos y gratificantes.

 

Algo que me parece muy curioso es la percepción que puedes tener de él sin conocerle. Al principio da la sensación de ser una persona poco habladora, distante y un tanto cortante. Sin embargo, en cuanto le conoces te das cuenta que es todo lo contrario, super divertido, amigo de sus amigos y muy hablador. Y siempre muy “obsesionado” porque aprovechemos al máximo el tiempo. Es una persona muy cercana y divertida. En seguida coges confianza, algo muy importante tratándose de alguien como tu entrenador. Lo definiría como un diez en profesionalidad ya que además estar muy cualificado y hacerte conseguir tus objetivos, mantiene un entrenamiento dinámico, nada monótono y abierto a objeciones.

 

Ahora físicamente me veo muy bien, justo como quería verme. He ganado fuerza y la masa muscular que pretendía, me divierto entrenando  y voy con muchas ganas de entrenar cada día. Mentalmente me encuentro también muy bien, pienso que es lo más importante, ya que según esté tu animo será tu día a día, influyendo en tu trabajo y con el resto de la gente.

 

Me gustaría recomendar a Tati porque confío cien por cien en que lograría sus objetivos y además le ayudaría a saber entrenar. ¡Se acabó eso de faltar cada dos por tres al gimnasio!