Mila - 38 años - Creativa Empresarial

El ejercicio ha sido siempre importante para mí. Al haber realizado trabajo en pista de carreras en la escuela, mi interés se ha centrado siempre en el ejercicio aeróbico primordialmente. Sin embargo, hace algunos años, cada vez he estado más interesada en ganar músculo. Una de las razones para esto era mi peso—tengo un tipo de cuerpo ectomorfo, y con 5'10" de altura nunca he pesado más de 120 libras, sin importar la cantidad de calorías que consuma diariamente. Otra razón era mi espalda, padecía dolores frecuente.

 

Había oído hablar un poco sobre resistance training y sabía que era parte importante en el crecimiento muscular y aumento de fuerza. También sabía que era importante conseguir un entrenador calificado que pudiera enseñarme la forma y las técnicas apropiadas. Por suerte mi esposo tiene un amigo que es medico licenciado en medicina deportiva y el me remitió donde su propio entrenador personal.

 

Cuando conocí a Tati lo primero que el hizo fue preguntarme cuáles eran mis objetivos y que quería lograr con el entrenamiento. Yo le dije que quería desarrollar musculatura y tonificar mi cuerpo, pero quería ser fuerte y estar en forma, no débil y escuálida. Nos entendimos muy bien desde el inicio; lo cual hace la gran diferencia cuando se trata de cambios profundos en tu cuerpo. Mi fortaleza muscular empezó a mejorar después de seis semanas de entrenamiento y me sentí maravillosamente. Nunca en mi vida yo había hecho sentadillas o flexiones y no entendí hasta que empecé a volverme más fuerte cuan poco desarrollados había tenido los músculos de mi espalda y core.

     

Las personas que me conocen han visto mi cambio. Mi postura hace que me vea más alta. Tengo mayor fuerza y el dolor de mi espalda ha desaparecido. Y lo mejor de todo he ganado una sana seguridad en mis habilidades físicas de una manera que posiblemente no había podido predecir hace un año. Pero no se trata solamente de desarrollar músculos; Tati tiene la forma de hacer que uno encuentre otras fortalezas en uno mismo que ni siquiera sabía que existían o que tenía poca esperanza de  encontrar.

     

Yo entreno dos o tres veces por semana, bien sea individualmente o en un grupo pequeño. Encuentro  que las sesiones proveen un mejoramiento y una  claridad mental que se traduce en todos los aspectos de mi vida. He entrenado con Tati durante 18 meses y no cambiaria su guía y método de entreno por ningún otro. Una vez aprendes a vivir felizmente en tu cuerpo, ya no te detienes.